Puzzles y Juegos Educativos

CONOCE 8 BENEFICIOS DE HACER PUZZLES PARA TUS HIJOS!

Los puzzles son una actividad muy recomendable, que produce numerosos beneficios psicológicos y cognitivos. Estar con los pequeños haciendo puzzles ayuda a estimular el vínculo afectivo entre educadores, padres y niños.

1 Desarrollan la memoria visual. Los niños fijan el modelo de un puzzle que quieren realizar en su memoria visual para poder desarrollarlo. Si se entrenan con diferentes puzzles y intentan mirarlo las menores veces posible irán desarrollando esta memoria que tanto les hará falta en sus futuros aprendizajes.

2 Desarrollan la concentración. Cuando los niños hacen un puzzle, observan y exploran los objetos que tienen a su alrededor, mejorando su atención y concentración. Además, aprenderán a organizar información y conceptos.

3 Refuerzan el pensamiento lógico. Además de aprender conceptos escolares como números, letras, formas, animales, colores, objetos, etc.

4 Estimula la habilidad espacial y matemática. Se ha comprobado que realizar puzzles de forma habitual potencia las habilidades espaciales. Se entiende como habilidades espaciales como la habilidad de pensar en imágenes en tres dimensiones y así transformarlas y rotarlas en nuestro cerebro con mayor facilidad. De esta manera el niño tendrá una mayor sensibilidad para trabajar con figuras y formas mentalmente. Esta habilidad ayudará en el desarrollo de capacidades para la ciencia, tecnología y las matemáticas.

5 Mejoran el desarrollo motriz. Cuando los niños realizan puzzles tienen que coger las piezas y colocarlas en el lugar que corresponde estimulando la coordinación mano-ojo y entrenando a hacer la pinza con el pulgar y el índice. La manipulación de las piezas ayudará en el desarrollo de la futura escritura.

6 Enseña autocontrol, relajación y reflexión. El niño debe concentrarse tanto con lo que tiene delante que aprenderá a autocontrolarse y reflexionar antes de actuar. Por mucho que quiera poner una pieza, no debe hacerlo hasta que esté seguro.

7 Mejora la autoestima y la creatividad. Realizar un puzzle es un reto y un orgullo para el niño. El niño a través de la tolerancia entrenará situaciones frustrantes cuando haya dificultades de completarlo. Mejora el razonamiento así como la resolución de problemas.

8 Aprenden a sintetizar la información recibida del entorno. Con la imagen general deben localizar cada una de las piezas y con ellas conseguir formar el modelo.

Además, según investigaciones recientes, realizar puzzles desde la infancia podría prevenir el desarrollo de problemas de memoria en la vejez.
Así que, a partir del año y medio los más pequeños pueden experimentar, de manera libre haciendo sus primeros puzzles. No hay nada como ver una cara feliz de un niño por el orgullo de conseguir un reto.